Pintura mural para niño

jueves, junio 12, 2014

Buenas!!!

                Hoy os enseño una nueva pintura mural de tema infantil, de esas que se le cae la baba a los futuros papis y se quedan asombrados mientras te ven  convertir ese pequeño sueño en realidad. Y no es para menos, con la ilusión con la que han comprado las cositas para el bebé que esperan, sus primeros ositos de peluche, sus cajones llenos de ropita ...y para poner la guinda al pastel....una preciosa y emotiva pintura para decorar la habitación.

               Todo comenzó gracias a este mural...Cómo hacer una pintura mural infantil. Si todavía no habéis visto una de las publicaciones más vistas del blog, es hora de hacerlo ;)
Al ver este trabajo se llenaron de ilusión imaginándose cómo sería la suya; qué motivo iba a pintar, de qué colores, en qué lugar exacto se iba a realizar...y empecé a sacar los primeros bocetos para la  pintura mural de Rubén.

              Unos trazos por aquí, otros por allá, unas pruebas con lápices de colores...y voilá!! Un boceto listo para empezar a pintar.

              A continuación vamos a ir viendo todo el proceso de creación paso a paso...

Este boceto representa la idea general que querían los padres. Está realizado en un folio con lápices de colores. Es importante tenerlo claro antes de empezar a pintar sobre la pared, para no dejar cosas relevantes  a la improvisación, sobre todo si no se tiene experiencia. Tampoco es necesario hacer un boceto hiperrealista...yo lo hago simplemente para tener los conceptos básicos bien definidos.

¿Preparados?
Pues empezamos con el proceso de creación de la pintura mural de Rubén!!

Como siempre os enseño el lugar escogido para la pintura. La pared lisa que vemos a la derecha, es el lugar elegido y ya se encuentra pintada de un tono beige claro. Se puede observar unos papeles decorativos que ya forman parte de la habitación.

Materiales para la realización de la pintura mural


Témperas y acrílicos de buena calidad. Prefiero la pintura al agua porque seca rápido y permite realizar el trabajo en un día. Tened en cuenta que la pintura necesita varias capas de color para obtener una tinta plana u color uniforme...y si utilizamos óleo, por ejemplo, tardaría bastante en secar. Otro punto a favor, es que nos ahorramos de respirar un producto tóxico como es el aguarrás o esencia de trementina.


Sin duda, éstos son mis pinceles favoritos. Redondos, punta fina, sintéticos y suaves. Recomendable tener de diferentes tamaños...

Acrílicos de colores básicos para fabricar el color que queramos.
Por supuesto, también necesitaréis disponer de lápiz, goma, metro, recipientes con agua, paleta para mezclar los colores, paños para limpiar. Es recomendable que cubráis la zona del suelo de alrededor...


Realización de la pintura mural



Una vez todo preparado,  medimos la pared para centrar el dibujo y ubicarlo en su lugar correspondiente, dependiendo del tamaño al que lo queráis realizar. Si no os atrevéis a hacerlo a mano alzada, se puede imprimir el tamaño exacto en una copistería y pasarlo al muro con papel de calco, por ejemplo. De esta manera, también se realiza más rápido.

Yo realicé el dibujo a mano alzada con lápiz de grafito.


Fabriqué un bonito color amarillo claro, con amarillo y blanco, hasta obtener el tono que se desea. Pinté las zonas correspondientes a ese color. Mientras seca, hice lo mismo con un color azul claro. Cuando la primera mano de pintura se seca, volvemos a dar una segunda y tercera...según necesitemos, hasta obtener un tono liso y uniforme, donde no se noten las huellas del pincel.

Una vez hecha la luna y las estrellas, comenzamos a darle vida al pequeño niño que duerme sobre ellas...
Un bonito tono para la piel, mezclando colores como blanco, ocre, rojo y una pizca de azul. Y un siena para el pelo.

Los colores pasteles son los adecuados para este tipo de pinturas infantiles: amarillo, azul, verde, siena...
Hubo un cambio: el color de la ropita del bebé, que en el boceto está de color rojo, lo cambiamos por un tono verde pastel, más acertado.

El perfilado final y los detalles cambia por completo la pintura. En este momento se pinta el rostro y se perfilan los contornos. Es importantísimo cuidar cada detalle, y para ello, el uso de pinceles en buen estado os facilitarán mucho la tarea. Para finalizar, borramos alguna línea de lápiz que sobra por aquí y por allá. Y por supuesto, limpiar muy bien el material del que disponemos.

             Es increíble ver las caras de asombro de los padres mientras ven el proceso de creación de la pintura mural. Donde no había más que un color liso en la pared, al cabo de unas horas, se convierte en un emotivo dibujo, que aumenta la ilusión, si cabe. Cómo, un pequeño dibujo, puede aumentar la ilusión y la felicidad por lo que está a punto de llegar...

Pintura terminada!!


¡Qué poquito falta ya para la llegada del bebé!


Detalles de la pintura mural infantil...

Sin duda, un trabajo gratificante donde los haya...para mí, que lo disfruto en grande mientras lo pinto, y para los que lo van a contemplar durante años...
Posiblemente cuando Rubén sea ya más grandecito, quiera otro tipo de pintura ;), pero mientras, disfrutaremos viendo a un precioso bebé feliz!!
Les deseo todo lo mejor a estos futuros padres y desde aquí les mando un beso enorme por haberme dejado disfrutar este momento y formar parte de esta nueva etapa que van a comenzar...

Mil besos!!



* indicates required

Entradas relacionadas

0 comentarios