La técnica de la imaginería polícroma. Tercera parte.

lunes, mayo 26, 2014


Hola a tod@s!!!

                       ¿Qué tal el finde? Espero que hayáis renovado las energías, porque tenemos toda una semana por delante para crear nuevas cosas... Yo, vuelvo a mi pueblito natal con muchas ganas de aprovechar el tiempo para hacer una nueva pintura mural infantil, sesiones de fotos con nuevos bolsos y carteras, etc, que ya os iré mostrando a lo largo de las próximas publicaciones.

Hoy nos vamos a centrar en la tercera parte de cómo policromar una escultura.

Pero antes de nada, vamos a hacer un repaso por la primera y la segunda parte, para que os pongáis al día:
Así que ahora, vamos a continuar:

El siguiente paso es la aplicación de las encarnaduras.

Este proceso está compuesto por cuatro fases:
1º/ La aplicación del color base a toda la figura.
2º/Aplicación de frescores, en entrantes y salientes.
3º/Terminación, perfilando detalles.
4º/ Aplicación de la pátina.

Hoy vamos a ver las dos primeras fases, para ir entendiendo bien todo el proceso.
Lo primero de todo es preparar los materiales que vamos a necesitar:
  • Óleos
Blanco
Rojo escarlata
Rojo inglés
Tierra siena tostada
Ocre amarillo
Tierra siena natural
Azul ultramar
Verde esmeralda
  • Pinceles
Necesitaremos un par de pinceles grandes, planos y de pelo suave, preferiblemente sintéticos.
Y cuatro pinceles pequeños para aplicar los frescores, que veremos más adelante.
  • Una vejiga de cordero
Ésta se sujeta a un pincel para usarla, o a un palo de madera. Se mantiene en agua y alcohol para que esté hidratada. Puede resultar un "material" un poco extraño o grimoso, pero es lo que se ha utilizado siempre en esta técnica y da muy buenos resultados. 
  • Aceite de linaza
  • Esencia de trementina o aguarrás
  • Una paleta, paños para limpiar, etc.

Hacer el color de la piel o encarnaduras

En la paleta ponemos un poco de cada color de óleo y vamos cogiendo un poquito de cada una, teniendo en cuenta, que de color blanco, hay que poner más. Vamos mezclando hasta que obtengamos un bonito color para que nuestra escultura tenga un color de piel natural. 
 Trucos:
- Si los óleos son nuevos, no es necesario añadir más aceite de linaza del que ya traen.
- En este momento, también podemos añadir un poco de secativo de cobalto para acelerar su secado, pero yo no lo recomiendo porque puede cuartear la pintura en el futuro.

Una vez tenemos el color preparado, empezamos a extender por el rostro y cuello (porque ya no hay más zona de piel, en este caso) y extendemos perfectamente para no dejar grumos. 

Inmediatamente después, deslizamos la vejiga de cordero por la superficie frotando suavemente. De este modo eliminamos las huellas del pincel y queda un aspecto pulido y  natural. La verdad, es un poco complicado usarlo la primera vez, como todo en la vida, pero con un poco de práctica se domina, porque es muy sencillo de utilizar. 

Como el óleo se mantiene húmedo durante bastante tiempo, dejamos que se airee un poco mientras damos una primera mano de pintura al pelo de nuestra escultura. Para ello empleé el color  tierra siena natural. Dejamos sin pintar la zona más cercana al rostro.

Aplicación de los frescores

¿Y en qué consiste esta nueva fase? Estaréis pensando...
En este momento es cuando damos volumen a la encarnadura, es decir, a todas las zonas de la piel que hemos pintado anteriormente. 
  • Aplicamos una pequeña cantidad de rojo escarlata mezclado con el color base en las zonas salientes o cálidas del rostro: labios, mejillas, sienes, nariz, frente y barbilla.
  • Y un poco de azul mezclado con el color base, para las zonas entrantes, frías  o de sombra del rostro: párpados, cuello, nariz..
Para esto necesitaréis cuatro pinceles pequeños: dos para los colores cálidos y otros dos para los fríos. Uno para aplicar el color y el otro para fundirlo, ok?

Esta fase me encantó, porque con unos toques le damos "vida" a la pieza...
Lo principal es que la pintura base del rostro esté húmeda para poder fundir los colores que vamos a aplicar a continuación.
Lo primero es poner un punto de referencia en los labios, para que éste sea el tono más alto. Y vamos poniendo puntitos en las zonas que he mencionado anteriormente. A continuación, lo vamos fundiendo poco a poco.

En esta imagen podéis observar cómo se funde el color de las mejillas con un pincel redondo y limpio. Vamos difuminando por la zona que queremos iluminar.

Extendemos el color por los labios.
Claro está, que según el tipo de escultura que estemos policromando tendremos unas posibilidades u otras. En este caso, esta imagen tiene una iconografía muy clara: los colores, la forma, etc, corresponde a una simbología y tiene su significado. No se puede abusar de los colores cálidos ni de los fríos, ya que todo esto repercute en la expresión final que tendrá el rostro.

De la misma manera hacemos las zonas entrantes del rostro. Aplicamos un poco de pintura y con otro pincel limpio fundimos en el color base  sin salirnos de las zonas de sombra. 


A continuación, antes de que seque, pasamos nuevamente la vejiga de cordero para borrar las huellas del pincel.  Es importante que se difuminen bien los colores para que obtengamos un aspecto natural. Y por supuesto, hay que hacerlo con mucho cuidado porque es la última vez que la aplicamos y de esto depende en gran parte, que el resultado sea óptimo. Mientras más se deslice, más brillo obtendremos.

¿Qué trabajo, no? uff. He sentido la misma tensión por obtener un buen resultado que cuando la hice...;P
Pero de verdad, que es una técnica alucinante, en la que se aprende un montón y obtenemos un resultado estupendo. Ésta es la parte que más me gustó y todavía no tenemos el rostro policromado por completo, porque sería un post demasiado largo...así que en  la cuarta parte, daremos vida a los ojos, las cejas, los labios y terminaremos el pelo. Lo que sería la tercera fase de las encarnaduras.

Espero que estéis aprendiendo mucho con estas entradas. Intento hacerlo de la mejor forma para que conozcáis cómo se pinta una escultura. Lo pongáis en práctica o no, seguro que ya miraréis las imágenes con más conocimiento... 
Ya sabéis que si tenéis cualquier duda, me podéis mandar un mensajito al correo!!!
Que tengáis una semana estupenda!!




* indicates required

Entradas relacionadas

3 comentarios

  1. Hola Almudena, me ha gustado mucho esta entrada. A mi desde pequeña me gustaba pintar y dibujar, pero no estudié para ello. Este post me ha recordado una figura de un niño jesus que mi abuela se encontró tirada y me pidió que se la arreglara, así como así hace muchísimos años y ahora la conserva mi madre. Me parece que la pinté con temperas y luego la barnicé, ya te puedes imaginar...Pero ellas quedaron muy contentas.
    El otro día estuve en una exposición de cuadros superrealistas y me fijaba mucho que no se notaba nada de nada las pinceladas, era como si no tuviera textura y yo me preguntaba como lo harán?
    Al leer lo de la vejiga de cordero digo...igual con eso lo hacen...Ahora en verano quiero empezar a dibujar y pintar y la verdad que me viene de lujo que nos vayas enseñando cosas.
    Muchas gracias guapa.
    Tus dibujos son espectaculares, no se como puedes ser tan realista en esos tamaños tan pequeños...Felicidades
    Por cierto podrías enseñar la vejiga esa y decirme donde se compra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisol!! La vejiga se ve en la última foto (aunque se ve movida porque se estaba aplicando). Lo mejor es que vayas a preguntar a alguna carnicería a ver si te la pueden conseguir...
      Que dibujes y pintes mucho este verano!!
      Muchas gracias por la visita ;)

      Eliminar
  2. Hola Almudena, me.podrias decir de los colores que describes, cuales has utilizado para hacer el color carne base?Gracias

    ResponderEliminar